Sociedad

VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Las Barras Bravas y su relación con los dirigentes

20/01/2012 | 11:09

♦ Los incidentes en la guardia del Hospital Santojianni. ♦ Las reuniones entre los presidentes y los líderes de las fracciones.  ♦ La insólita renuncia del dirigente de Independiente "bebote" Álvarez vía facebook.

 

Las barras bravas del fútbol argentino volvieron a tomar protagonismo en la última semana. Dos hechos pusieron en el debate un tema que lleva décadas y que aún no se resuelve. El primero fue la destrucción del colectivo de Independiente  y el hecho más trágico y polémico fue la invasión de los hinchas de Nueva Chicago en la sala de espera del Hospital Santojiani, en Mataderos, provincia de Buenos Aires.

 

El episodio conmocionó al país, porque los violentos no perdonaron ni a las parturientas. Todo comenzó con la muerte del hincha Agustín Rodríguez, identificado con la fracción de la banda de “los Perales”. El homicidio se produjo en un enfrentamiento entre esta facción y la de “Las Antenas” liderado por Aldo Barralda de nacionalidad paraguaya que está internado en el Hospital porteño.

 

En tanto que el Presidente de la entidad deportiva de mataderos Antonio Fusca, pidió licencia en el cargo que asumió hace 33 días. Al presidente se le atribuyó en las últimas horas una grabación donde dice literalmente que a él: “le chupa un huevo la violencia y solo le interesa ser campeón”. Por otro lado, Fuscas denunció que fue amenazado de muerte por vía telefónica y en  su domicilio.

 

En tanto el Secretario General del Club, Daniel Ferreiro, estimó que el enfrentamiento “no podía ser por plata” considerando que el club está quebrado económicamente.  Por otra parte Ferreiro negó que Fusca haya llegado al cargo con el apoyo del grupo de "Las Antenas" y recordó que lo hizo por "el 63 por ciento de los socios". Al momento de explicar el motivo de su reunión con la fracción de "Los Perales" de donde surgió la grabación, el dirigente descargó: "El presidente de Chicago atiende a todo el mundo".

 

El pasado 1º de enero tres adolescentes pertenecientes al Movimiento piquetero Darío Santillán, fueron asesinado a la 4: 30 de la madrugada presuntamente por barras de Newell's Oll Boys de Rosario quienes los confundieron con  barras con quienes mantenían internas. 

 

El micro que habitualmente traslada a la delegación de Independiente mientras dura su estadía en Mar del Plata, fue saqueado y robado en las últimas horas, lo que dificultó la actividad del equipo de Ramón Díaz en esta localidad balnearia.

 

Al colectivo le pincharon una goma y le sacaron el estéreo mientras permanecía estacionado en las inmediaciones del complejo RCT de Chapadmalal, lugar de alojamiento del club de Avellaneda en esta pretemporada de preparación, previo al arranque del torneo Clausura.

 

 Además, los saqueadores dejaron una inscripción sobre el micro dirigida al club al que calificaron  de “amargos”.

 

El colectivo tuvo que ser reparado y demoró el traslado a la delegación de Independiente, que se entrenó esta mañana en una de las canchas del club Kimberley.

 

La policía no descarta un posible ataque de barras bravas. Lo que no se sabe es que si fueron de otros equipos, ya que muchos barras viajan a Mar del Plata para ver partidos, o de un ataque de la misma barra de Independiente cuyo líder Pablo “Bebote” Álvarez renunció a través de su cuenta de facebook ni bien le ganó las elecciones el actual presidente Javier Canteros.

 

El dirigente, reconoció haber mantenido una reunión con Álvarez en la que le dijo que “en Independiente no había plata para nadie”.

 

“Le que el club estaba fundido y que no podemos regalar entradas, que él era socio y tenía los mismos derechos que todos, pero no prerrogativas, y mucho no le gustó", confió Cantero, que tuvo como uno de sus lemas de campaña que "el club es de los socios", en referencia al poder que los barras tenían durante la gestión anterior.

 

Estos dos casos dejan en evidencia lo que muchas veces es negado por los dirigentes de los clubes. El contacto con los barras es real, muchas veces como en el caso del ex presidente de Newell's de Rosario Eduardo López las relaciones llegaban al punto de que eran considerados como empleados del club. Este lazo se debe cortar para poder tener un fútbol en paz y sin violencia.