Sociedad

EL ASCENSO Y LA CAÍDA DE UNA ESTRELLA

Cómo fue la vida de Whitney Houston

13/02/2012 | 15:22

♦  Su mejor momento y sus éxitos.♦   La adicción a las drogas y su decadencia personal. 

 

 

Pasar de oír la inconfundible voz de Whitney Houston en la década del 80 y 90, a ver su cuerpo deteriorarse y su voz malograrse en los últimos 10 años,  fue una experiencia impactante para todos sus fanáticos.

 

Su imagen serena, que se iluminaba al entonar esa voz majestuosa, se vio deteriorada en los últimos años de su carrera y se convirtió en el guión de una historia en decadencia que invadió las portadas de los periódicos sensacionalistas.

 

Houston nació con unos genes musicales inusuales: era hija de la cantante de gospel Cissy Houston, prima de la diva del pop en la década de 1960 Dionne Warwick y ahijada de la legendaria y reina del soul Aretha Franklin.

 

Desde que tenía cinco años, Houston entonaba canciones de gospel en New Hope Baptist Church, una iglesia cristiana en New Jersey. Pasó su niñez haciendo segunda voz de artistas como Chaka Khan y Lou Rawls, así como las de su madre.

 

► El ascenso de la carrera

 

Pronto fue motivo del interés de Clive Davis, dueño de Arista Records, un bar en Manhattan, y, a los 19 años, ya se podía considerar una artista de reconocimiento. Davis solo dejó que los compositores más prestigiosos hicieran parte del equipo que produjo el primer álbum de Houston, "Whitney Houston". Cuando fue lanzado, en 1985, se convirtió en el disco más vendido de un artista debutante.

 

Dio con diferentes éxitos, varios de los cuales ganaron premios Grammy, como "Saving All My Love for You", "How Will I Know", "You Give Good Love", y "The Greatest Love of All". Houston se dio el lujo de ser más exitosa que los Beatles, al tener siete veces consecutivas el sencillo número uno de las lista estadounidenses.

 

En 1987 sacó un nuevo álbum, "Whitney", donde se encuentran las célebres canciones "Where Do Broken Hearts Go" y "I Wanna Dance With Somebody".

 

Para finales de la década de 1980 ya se había convertido en una de las cantantes de soul más exitosa de todos los tiempos: para ese entonces, había vendido 100 millones de  discos alrededor del mundo.

 

Su poderosa voz, y sobre todo el hecho de que lo hiciera sin esforzarse, también la llevaron a ser actriz de Hollywood.

 

En 1992 fue la protagonista de El guardaespaldas, la cinta también protagonizada por Kevin Costner que dio con la inimitable "I Will Always Love You", un cover de Dolly Parton. "Whitney" fue el álbum del año en los premios Grammy y se mantuvo en la cima de las listas durante varias semanas.

 

► La carrera en caída

 

El papel en la película, sin embargo, tenía cierta relación incómoda con la realidad. Por esa época los periodistas especializados en espectáculos dijeron  que era difícil trabajar con ella y que era cada vez más impuntual.

 

Houston adelgazó en la medida en que su adicción a las drogas se profundizó. Volvió al cine en 1995 y 1996 conWaiting to Exhale y The Preacher's Wife, dos largometrajes cuyas bandas sonoras también cantó.

 

Pero, para ese entonces, las noticias sobre abuso de drogas, de cocaína, marihuana y pastillas, empezaron a revelarse y la carrera de la artista empezó a decaer.

 

Su comportamiento se volvió más y más errático. En 1992, se casó con el cantante de hip-hop Bobby Brown, con quien tuvo una hija, Bobbi Kristina. Pero el tumultuoso matrimonio se volvió un espectáculo público. Se divorciaron en 2007 y a Houston se le concedió la custodia de Bobbi.

 

La impecable voz de Houston se volvió áspera y ronca. Además, ya no lograba alcanzar esas notas altas por las que se había hecho famosa. Entró a rehabilitación dos veces antes de declararse abstemia en 2010, pero durante el proceso,  la diva tuvo que cancelar conciertos y fue detenida en un aeropuerto por tenencia de  drogas.

 

En 2011, en un concierto tributo para Michael Jackson, estaba tan flaca que se dijo que iba a morir al día siguiente. En una famosa entrevista con Diane Sawyer, en 2002, Houston dijo "el peor demonio soy yo; puedo ser o mi mejor amigo o mi peor enemigo".

 

En los últimos años, Houston no pudo alcanzar en sus conciertos el nivel de talento que la hizo famosa. En el 2009 grabó un disco, "I Look To You", con el objetivo de volver a la escena y al estrellato, pero su mal momento se evidenció en un concierto que estuvo desafinado tanto en lo musical como en lo personal.