Sociedad

INFORME ESPECIAL: TERCERA PARTE

24 DE MARZO 1976: El gobierno militar y la censura a los diarios de Corrientes

24/03/2012 | 10:56

♦ El terror, la censura, las redacciones, las vivistas de oficiales del ejército y las pautas de lo que se tenía que decir.  

 

De la misma manera, la dictadura ejercía pleno control de los que se publicaba en los medios provinciales.  Había periodistas controlados por militares que visitaban periódicamente las redacciones. Eran  oficiales del ejército que controlaban las palabras. Y se encargaban se inspeccionar cómo funcionaba el diario, las noticias e instalaban pautas de lo que se tenía que “decir” .

 
 
En Corrientes la dictadura también ejerció un estricto control. Suprimió el ejercicio de la profesión para transmitir comunicados oficiales.  Muchos periodistas relataron que había información que “no se podía filtrar, había temas que no se podían tocar”. Algunos tenían miedo, y lo que no,  fue porque no se opusieron a la dictadura.
 
 
Muchos periodistas de la época sufrieron censura directa. Las Fuerzas controlaban todo lo que se escribía en los diarios al igual que en el resto de lo medios de la provincia. “Venían todos los días al atardecer oficiales para observar si escribíamos en contra del proceso”. “Miraban, preguntaban sobre el contenido del diario, eso duró muy poco 6 o 7 días, pero quedamos aleccionados sobre lo que se podía publicar”. “Un poco por adhesión al proceso y otro poco para resguardar la seguridad  de nuestra fuente de trabajo”. 
 
El miedo impuso la autocensura, más en un gobierno militar que había marcado explícitamente de lo que no se podía hablar.
 
 
Algunos medios como el Litoral recibían la visita de un auditor que no se  hacían  cargo del diario, pero hablaban con las autoridades para explicarles el funcionamiento de la auditoría militar. Era un Teniente Primero, el abogado Morantes Serneguet, que controlaba estrictamente  las publicaciones. 
 
 

♦ Algunos directivos de diarios y uno de los dueños estuvieron presos unos días por una información. 

 

 

Algunos periodistas del diario época también sufrieron los ataques de la dictadura. En 2010, Estudiantes de la Licenciatura en Comunicación Social de la Universidad Nacional del Nordeste entrevistaron a César Espíndola en el marco de una investigación de archivo para la cátedra Teoría y Técnica del Periodismo Gráfico I quién aseguró que  los periodistas que ejercían en ese momento tenían una mordaza total y que había que informar a los militares todo lo que se escribía en el diario. Todas las noches iban a controlar las redacciones. Además,  “la información  no tenía profundidad,  ni opinión, todo era muy frío”